Consejos para evitar robos en el garaje

Nuestro país cuenta con un alto número de robos de vehículos y aunque pueda parecer extraño, bastantes de ellos se llevan a cabo mientras el coche se encuentra en el garaje. Como cerrajeros, sabemos que en ocasiones, según las características del parking, los ladrones pueden hasta sentirse más seguros “trabajando” en ese lugar, ya que por ejemplo no cuentan con algunos de los peligros que se les presentan en la calle, como el poder ser descubiertos por un coche patrulla o que un vecino los vea, muchas veces desde una ventana, y avise a la policía.

En un parking, cuando detectan la presencia de alguna persona, tienen multitud de columnas y vehículos detrás de los cuales poder esconderse para no ser descubiertos.

consejos para evitar robos en garajes

El riesgo para los propietarios no es únicamente que les desaparezca el vehículo en sí, si no que los cacos suelen acudir a los parkings por encargo y sustraer repuestos valiosos del coche, como el volante o las llantas e incluso otros elementos como el tubo de escape o el capó.

La dificultad de detener a los ladrones

Los dueños de los coches desaparecidos cuentan cada vez con más problemas para recuperarlo, por lo que es preciso aumentar todo tipo de medidas de prevención, aún si el coche está en un garaje. El paso más difícil para los ladrones es entrar en el garaje. Una vez han accedido a él salir resulta muy sencillo ya que solo es necesario accionar los sistemas de apertura de emergencia desde el propio interior del garaje.

Por tanto, es importante que los propietarios de todos los vehículos del parking prestéis suma atención cuando os vais a introducir con el coche en el parking y constatéis que detrás del vuestro no hay otro coche que también va a entrar sin “fichar”, ya que esta es una de las técnicas más usadas por los ladrones para introducirse en estos espacios.

Vigile para puerta del parking hasta que se cierre completamente, ya que su lentitud en el cierre puede facilitar que alguien se introduzca en el parking.

Una buena iluminación

Los casos se encuentran realmente protegidos trabajando en la oscuridad, por lo que la instalación de luces en el garaje que iluminen con sensores de movimiento, es una estrategia muy buena para que los ladrones no vean seguro robar en ese parking.

Hay una serie de pasos que debemos dar cuando dejamos el coche, pero que en ocasiones los despistes o las prisas nos llevan a olvidarnos, pudiendo ser aprovechados por los ladrones. Se trata de comprobar, antes de marcharse, que el vehículo queda bien cerrado y con las ventanillas subidas, algo que en ocasiones no se hace cuando se llega del supermercado con muchas bolsas, o se han descargado varias maletas después de un viaje.

También debe evitarse dejar objetos de valor en alguno de los asientos, que atraigan la atención de los ladrones. La instalación de sistemas de vídeo vigilancia, de control de accesos y pulsadores SOS son muy eficaces para persuadir a los cacos. Por medio de los sistemas de vigilancia se segura que las entradas, las salidas y los viales están siendo grabados de modo que se podrán aportar las imágenes si se ha producido un delito.

Si observa alguien con actitud sospechosa dentro de su garaje, no dude en llamar de inmediato a la policía, asegurándose de cerrar la puerta del portal con acceso al garaje, de modo que el intruso no pueda escaparse mientras llegan las fuerzas de seguridad.

Más información